.

Filtros activos

$52.00

Resumiendo un poco, la palabra "sinodalidad" significa "caminar juntos" y refiere a la manera como el Pueblo de Dios (Israel, la Iglesia, cada comunidad) debería vivir, organizarse y realizar su misión. Hemos de caminar con otros hacia la meta, dando, compartiendo y recibiendo ayuda en el trayecto. Cuando caminamos juntos, el Crucificado-Resucitado se hace presente, acompaña nuestros pasos y resucita nuestra esperanza (cf. Lc 24,13-35).

$52.00

El catecismo nos dice que hay en la Iglesia una verdadera igualdad entre todos los fieles en cuanto a la dignidad y la acción; sin embargo, quiso nuestro Señor disponer de ciertas diferencias entre sus miembros, tal como todo en  el cuerpo sirve para su unidad y misión.

El papa Francisco nos recuerda que el por bautismo todos iniciamos nuestra pertenencia a la Iglesia como laicos y que debemos tener en cuenta que no somos una élite de sacerdotes, consagrados o de obispos; más bien, que juntos formamos el Santo Pueblo fiel de Dios.   

$52.00

La comunión es, principalmente, fruto de la acción del Espíritu Santo, pero también se requiere que los distintos integrantes del Pueblo sacerdotal tengan buenas relaciones entre sí.

Para esto, es necesario que nos decidamos a ser constructores de comunión, y que pongamos los medios para ir avanzando hacia esa meta: amor, respeto, diálogo, amabilidad, perdón, servicio, solidaridad… sazonados con una buena dosis de sencillez y buen humor.

$52.00

Uno de los significados del término “participar” es «Ser de los que hacen, disfrutan o padecen cierta cosa que se expresa» (M. Moliner). Participar es estar presente, asumir responsabilidades y tareas; poner el corazón, hacer cabeza, dar la mano; compartir las alegrías y las tristezas…

La participación es una manifestación del sentido de pertenencia y una forma concreta de amar, que los demás comprenden sin necesidad de explicación. La participación refuerza la comunión e impulsa a la misión.

$52.00

«Como el Padre me envió, así yo los envío», dijo el Resucitado a los discípulos. Luego «sopló sobre ellos y les dijo: “Reciban el Espíritu Santo”» (Jn 20,21-22). La Iglesia es misionera. La misión no es algo superficial ni un añadido; es su esencia misma. Desde que Jesús llamó a sus discípulos, lo hizo para «que estuvieran con él y para enviarlos a predicar, con poder para expulsar demonios» (Mc 3,14-15).

$52.00

«La sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio», ha dicho el papa Francisco . Es el camino de la Iglesia y también lo es de las Obras de la Cruz y de la Familia de la Cruz. Las Obras de la Cruz fueron suscitadas por Dios en la Iglesia por medio de la beata Concepción Cabrera (1862-1937).

Nuevo
$52.00

«Esta es la voluntad de Dios, que ustedes sean santos» (1Ts 4,3). «Esta santidad de la Iglesia se manifiesta incesantemente y debe manifestarse en los frutos de gracia que el Espíritu Santo produce en los fieles» (LG 39). El Maestro interior produce esos frutos por diversos medios.

0