.

.

Haz a otros el bien que puedas.
   01/Nov/2022 00:00:00    0 Comments
Haz a otros el bien que puedas.

En una ocasión en que Concepción Cabrera experimenta el anhelo de vivir con mayor ocultamiento, escucha que Jesucristo le dice: «Muere, sí, a ti misma, hija, pero es más perfecto en tu estado, que el esconderte a todas las miradas, el que hagas a otros el bien que puedas. […] mientras estés en el mundo, no trunques tu misión de hacer el bien que esté a tu alcance y que Yo te inspire. […] da de lo mío a las almas que Yo ponga en tu camino, que lo que podrás darles no será tuyo, sino mío»[1].

He aquí la misión de esta laica, mística y apóstol: hacer el bien a los demás dándoles lo que es de Dios, dándoles a Dios. También nuestra misión, y la de todo ser humano, es hacer el bien a los demás. Así cumplimos el mandamiento de Jesús: «Ámense los unos a los otros como yo los he amado» (Jn 13,34). Es imposible hacer todo el bien que hace falta en el mundo; por eso Jesús le pide: hacer «el bien que puedas», «hacer el bien que esté a tu alcance y que Yo te inspire». Se requiere, pues, discernir qué podríamos hacer en favor de los demás y qué nos pide Dios que hagamos.

Aunque podríamos hacer el bien a una persona que vive al otro lado del mundo, comencemos por hacerlo a las personas «que Yo ponga en tu camino», a quienes encontramos en nuestra casa, en la escuela o el trabajo, en el grupo, la parroquia…

Nuestro amor se asemejará al de Jesús si hacemos el bien a quienes nos son antipáticos, a quienes nos han hecho algún mal, a nuestros enemigos (cf. Lc 6,35).

Hay una enorme gama de bienes: dar una limosna, visitar a un enfermo, enseñar matemáticas, orar por alguien… Pero el mayor bien que podemos hacer es evangelizar, anunciar a Jesucristo. «Da de lo mío a las almas». Y este bien (salvo en el caso de alguien que esté en coma) siempre está a nuestro alcance.

 [1] CC 34,279-280: 14 agosto 1910

Comments

Log in or register to post comments
0