.

.

Sé cada día más generosa
   01/Dec/2021 00:00:00    0 Comments
Sé cada día más generosa

«¡Oh mi Teresa! –le dice Concepción Cabrera a su hija– sé cada día más generosa con quien no ha tenido medida para contigo. Paga ya, pues, amor con amor, vida con vida, a ese tu Prometido [Jesucristo]»[1].

La generosidad es una virtud que ennoblece a la persona, que la hace superarse en todo y avanzar en el camino de la santidad. Una persona generosa es una bendición para los demás, y también para sí misma. Por el contrario, la persona mezquina, tacaña, que da a cuentagotas, que es incapaz de dar más de lo estrictamente obligatorio, poco a poco se va secando, y hace que los demás se alejen de ella.

«Debes ser generosa; cuando te pida Jesús uno, le das diez, porque a Él no le gustan las almas ruines»[2]. Nuestra generosidad para con Jesús es respuesta y consecuencia de su generosidad para con nosotros. «Te encargo […] que seas generosa, y no ruin ni medida con el que dio su Sangre por ti, su vida y sus latidos»[3]. Decía San Pablo: «ya conocen ustedes la generosidad de nuestro Señor Jesucristo, que siendo rico se hizo pobre por ustedes, para que por su pobreza ustedes se hicieran ricos» (2Co 8,9).

También hemos de ser generosos para con los demás. «Ayúdales en todo lo que puedas, sé muy generosa»[4]. Nuestra generosidad para con los demás ha de ser oportuna: en el momento en que ellos necesiten, y no cuando nosotros queramos; humilde: sin hacerlos sentir avergonzados por lo que les damos; sacrificada: pues implica darnos sin escatimar nuestro tiempo, conocimientos, energías…

San Pablo les decía a los corintios: «yo con mucho gusto gastaré lo mío, y aun yo mismo me gastaré por el bien de ustedes» (2Co 12,15). Y esa laica, mística y apóstol nos dice: «¿Qué importa a un alma generosa el subir a los más altos calvarios cuando ama? Ella no mide la altura de sus cruces ni su peso»[5].

~ · ~ · ~ · ~ · ~

Artículo tomado del libro: Con todo el fuego de tu corazón.
Si quieres obtener ese libro, puedes encontrarlo en Amazon.
Editorial La Cruz | ventas@lacruz.mx | Tel. y WhatsApp: 55 55 74 38 15



[1] Carta escrita probablemente el 3 junio 1909, en Cartas a Teresa de María, México 1989, 50.

[2] Cartas a Teresa de María, México 1989, 314.

[3] Carta escrita el 19 abril 1908, en Cartas a Teresa de María, México 1989, 15.

[4] Cartas a Teresa de María, México 1989, 486.

[5] Carta escrita el 23 octubre 1911, en Cartas a Teresa de María, México 1989, 114.

Comments

Log in or register to post comments
0